5/18/2021

LA IZQUIERDA NECESARIA: UN MOVIMIENTO SOCIAL DE NUEVO TIPO







Todos coincidimos en que la batalla para conseguir una representación significativa en la XII Asamblea Federal de IU era sólo una primera etapa de un esfuerzo más ambicioso al que ahora toca dar continuidad y proyección.

Para ello, creemos necesario ofrecer una respuesta compartida a la pregunta “Organizarse, ¿para qué?”, o dicho de otra forma: ¿cual es la prioridad actual?

Esta propuesta es sólo una guía de trabajo, que debe evolucionar conforme lo hagan la realidad política y social. Por tanto, no se trata de establecer con estas líneas “doctrina”, sino contar con una herramienta previsible para ir estableciendo lazos y coordinando tareas.

Como guía de trabajo hay que comenzar ya a aplicarla en todos los niveles donde estamos presentes, comenzar a trabajar en su desarrollo, ampliar nuestra incidencia y establecer las relaciones más amplias. Esa es la utilidad final que se busca.

¿QUÉ PRIORIDAD?

1.- Uno de los problemas más graves que han sufrido tanto el PCE como IU, pero también otras organizaciones y grupos que se reclaman como alternativos, transformadores e incluso revolucionarios, es el abandono de la batalla de las ideas, de la matriz ideológica de su trabajo. Sin ello, se retrocede en hegemonía social y cultural y la práctica política solo se gobierna desde posiciones oportunistas o meramente electoralistas. En otros casos, la elaboración se ha limitado a la añoranza del pasado o, por el contrario, a la adopción de posiciones post marxistas que cuestionan el papel de las clases sociales en la Historia (por supuesto el de la clase obrera), y la metodología del socialismo científico, a la par que sustituyen la clase por meras identidades individualizadas y variables (identidades que, curiosamente, no se predican tanto en el seno de la burguesía). Este es la situación actualmente dominante en el PCE e IU.


2.- La ausencia de trabajo ideológico consecuente en la izquierda es una de las causas principales de que la batalla de ideas en nuestra sociedad esté seriamente decantada el favor de la derecha y éste es un factor crítico que explica la actual correlación de fuerzas, y causa ue los trabajadores y trabajadoras estén cada vez más disociados, desconectados y escépticos.


3.- Para comenzar un trabajo eficaz en la recuperación ideológica de la izquierda hay que repensar el contexto. Las realidades económicas, sociales, científicas, culturales y mediáticas no son las mismas que las existentes tras la II Guerra Mundial o, si se quiere, las existentes hasta la desaparición de la URSS y el llamado “campo socialista”. Hay que reforzar el valor del análisis de Marx y Engels en la realidad actual, acompañado de la valoración, tanto en sus aciertos como en sus errores, de las aportaciones y experiencias de todos los procesos de revolución y cambio profundo hacia sociedades más justas e igualitarias. Junto a ello, la lucha del movimiento obrero en nuestro país y en el resto del mundo aporta experiencias muy útiles.


4.- En la situación del 2021 y tras las consecuencias de la pandemia cualquier renuncia a las aportaciones científicas y metodológicas que hemos señalado antes sería un grave error. Pero habrá que tener en cuenta las nuevas realidades y los nuevos instrumentos, que no existían cuando pensadores y experiencias vinculados a la III o la IV Internacional elaboraron sus teorías sobre el Periodo de Transición del capitalismo al socialismo, es decir concretar un modelo político y social que permita avanzar hacia la superación del capitalismo. Eso exige una nueva elaboración teórica que las tenga en cuenta.

En consecuencia con todo lo dicho, proponemos como objetivo de nuestro trabajo en esta segunda fase el inicio de la recuperación ideológica de la izquierda alternativa, tanto en el seno de IU como fuera de él y la contribución eficaz a la lucha de ideas que se da y se va a agudizar en nuestra sociedad.


5.- Este trabajo de recuperación ideológica es básico para cualquier tarea posterior, permite consolidar una base de pensamiento común y establecer vínculos más fuertes con otros colectivos.


6.- La lucha de ideas fundamental tiene que orientarse en una doble dirección:

    a) Combatir los planteamientos ideológicos neoliberales, patriarcales y reaccionarios en la sociedad.

     b) Combatir la penetración de las concepciones ideológicas populistas en el seno de la izquierda alternativa.


7.- Creemos que es una necesidad objetiva plantear esta necesidad de fundamentar ideológicamente el conjunto de medidas concretas que permitan avanzar en esa transición.

Este objetivo sería modulado de la siguiente forma:

    a) Consolidar un espacio digital, hasta tanto sea posible también una vinculación presencial, que permita participar al mayor número posible de personas, recoger sus aportaciones y aprovechar sus energías, así como desarrollar la colaboración con otros colectivos de izquierda, creando así las condiciones para un movimiento estructurado que pueda ser un referente ideológico.

    b) No debe tener una concepción mecánica. La teoría es inseparable de la práctica política, su vinculación será siempre requerida. La construcción teórica y la aportación concreta serán complementarias.

    c) El modelo organizativo que proponemos debe permitirnos organizar, regularizar y consolidar el avance haca un programa de transición, pero no es limitativo de cualquier proyección y desarrollo futuro que sea acordado colectivamente.

    d) Tampoco es limitativo en su ámbito de actuación. Se trata incidir ideológicamente en IU, pero también en la lucha de ideas existente en el conjunto de la sociedad. Por tanto, una dimensión importante será la conexión y coordinación con todos los esfuerzos del mismo tipo que hoy existen. Dicho con claridad, trabajar dentro y fuera de IU o del PCE, como lo hacen las personas vinculadas a cualquier otro movimiento social.

    e) La forma de trabajar no debe crear dificultades para ninguna persona, sea cual sea su afiliación o colectivo de pertenencia. De hecho, la Dirección de IU cuenta con una plataforma ideológica, la revista “La U”, coordinada por Ángel de la Cruz, sin que esto signifique ningún problema.


CONSTRUIR UN MOVIMIENTO SOCIAL DE NUEVO TIPO

Un movimiento social de este tipo permite trabajar, elaborar y coordinarse para lograr su objetivo: intervenir en la lucha de ideas existente en nuestra sociedad, en sus organizaciones políticas y sociales, en las instituciones académicas y culturales, en los medios de comunicación y en las redes sociales. Sus rasgos son:

    a) No exige para su trabajo, por el momento, ninguna formalización jurídica. No se trata de estructurarse orgánicamente ni como corriente ni como fracción.

    b) A pesar de ello, con un adecuado trabajo de comunicación puede ser una referencia con importante visibilidad.

    c) Permite distintos niveles de colaboración, en función de las condiciones de cada persona vinculada.

    d) Puede ser un instrumento para relacionar el trabajo de personas activas en IU y el de personas de fuera de IU, con objetivos comunes que den sentido y finalidad al esfuerzo de todas y todos, contribuyendo así a ir superando la desafección y la dispersión esterilizadora de esfuerzos e iniciativas.

    e) Facilita la colaboración y coordinación con otras experiencias.

    f) Permite integrar de forma coherente la lucha de ideas por la superación del capitalismo hacia la construcción de una sociedad socialista sin explotación ni alienación, el feminismo de clase, la protección medioambiental no sometida al dictado del beneficio mercantil, la incorporación al modelo productivo de la digitalización y la Inteligencia Artificial en beneficio de los trabajadores y la conciliación, así como la solidaridad internacional y la lucha por un nuevo orden internacional de paz