3/02/2021

ENTREVISTA A JOSÉ ANTONIO GARCÍA RUBIO

 

 

García Rubio: “A este Gobierno hay que empujarle, pero no basta con hacer ruido. Ahora hay más ruído que nueces”

 

José Antonio García Rubio es el cabeza de lista de ‘La Izquierda Necesaria’, candidatura alternativa a la actual dirección oficial de IU. Es un veterano, sí, con “bastantes trienios fichando todos los días en un trabajo normal”, y un veterano además en perfecto estado de revista, intelectual y políticamente. Junto a García Rubio camina un grupo de militantes donde “no hay un movimiento social que no tenga personas activas” en su representación. El pasado día 21 de febrero, en la Coordinadora Federal de IU, emplazó a Alberto Garzón a un debate abierto. Espera respuesta.

Entrevista de Mariano Asenjo


P.- ¿Qué hace un veterano como tú en una candidatura como ésta?

Mis compañeras y compañeros me han pedido que encabece esta candidatura alternativa a la de Alberto Garzón posiblemente por mi experiencia, que no viene de la edad sino de que comencé la lucha bastante joven. Creo que ese valor, que ahora se cotiza poco mediáticamente, es hoy imprescindible para evaluar correctamente una situación política tan compleja como la que vivimos. Pero nuestra lista cuenta también con bastantes jóvenes menores de 30 años y, sobre todo, con muchas personas activas y con un compromiso estable acreditado en el movimiento obrero, en el movimiento feminista, en el de la memoria democrática, en el ecologismo, etc. No hay un movimiento social que no tenga personas representativas en nuestra candidatura.

"Entre la XI y la XII Asamblea se han marchado de IU varios miles de afiliados y afiliadas. Han votado con los pies. Y ese hecho es también un motivo más para haber construido nuestra candidatura".

Es decir, compañeras y compañeros activos en la vida real que sufren y viven los problemas de la mayoría, de quienes tienen que vender su fuerza de trabajo para poder vivir cada día. No somos “adanistas” que descubrieron los problemas sociales ayer. Y como pensamos con Marx que no hay nada en la conciencia que no venga de la experiencia, formamos un equipo que puede integrar todas esas experiencias.

En mi caso, por ejemplo, tengo bastantes trienios fichando todos los días en un trabajo como el de la mayoría de las personas. No me tienen que explicar cómo funciona una empresa y como se explota a los trabajadores.


P.-Un amigo me preguntó hace unos meses, ¿existe IU?, me sorprendió la pregunta porque es una persona de izquierdas y razonablemente informada...

Izquierda Unida existe gracias al enorme trabajo de su militancia, que raramente sale en los medios de comunicación, y subrayo su gran actividad municipalista. Pero sí que hay muchos dirigentes que cuando les entrevistan o explican su actividad ante la prensa, si el medio de comunicación la vincula exclusivamente a Podemos, raramente intervienen para decir: “Oiga, que yo soy de Izquierda Unida”.

Pero hay algo más importante aún. Las principales decisiones políticas se discuten muy poco en los órganos de IU, se deciden en la Mesa de Coordinación del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos donde el peso de Podemos es muy mayoritario y luego IU ratifica y acata. Esto se refleja en el Parlamento, en la prensa y en la televisión y no es, por tanto, sorprendente que personas con información política crean que IU ha dejado de existir.


P.-Hay compañer@s dentro de IU que no se creen lo de la desaparición de IU, ¿qué les dirías?

Yo distinguiría dos tipos de razonamiento en este caso. Personas que tienen una práctica política muy concreta en su centro de trabajo, en el barrio o en su Ayuntamiento, donde siempre ha trabajado la gente de IU y dónde muy raramente está Podemos, y que se resisten emotivamente a reconocer una realidad de creciente pérdida de músculo político y organizativo. Afirman, y es verdad, que no ha habido todavía una Asamblea Federal donde se apruebe la integración de IU en otra fuerza, y la inmensa mayoría también te dice “si eso se hiciera, yo estaría rotundamente en contra”.

Y luego hay otro tipo de personas que tienen su hoja de ruta para la desaparición de IU decidida desde hace tiempo, pero no se atreven a plantearlo abiertamente a debate porque conocen esa reacción que he señalado.

Estos últimos aplican lo que se ha llamado la “técnica del salchichón”. No se comen el salchichón entero, van rajita a rajita hasta que no queda nada. Si se consulta la hemeroteca se ven declaraciones de muchos dirigentes actuales del tipo “superar IU”, es decir dejarla atrás, “nuevo sujeto político”, “ir más allá de una coalición electoral” “convergencia organizativa y política”, por no hablar de declarar a Pablo Iglesias como no criticable en el informe de Garzón a la última Coordinadora o la propuesta de convertir a IU en un mero polo social del nuevo espacio político. Por citar el último ejemplo, de hace muy pocos días, en el "Plan Estratégico Unidas Podemos-Andalucía" se habla de "convergencia real y por abajo", convertir nuestras sedes en "espacios de socialización política conjunta", "reparto territorial de representantes públicos", "plan comunicativo unitario", y  bastantes más orientaciones en el mismo sentido, todo con el objetivo de construir un sujeto político unitario. Esto ya es un buen mordisco al salchichón. Es lo que hay y tenemos que darnos cuenta.

Además, tenemos experiencias. Las fuerzas políticas importante normalmente no se acaban en un Congreso con una resolución de disolución ni dejan sus siglas a los disidentes. El Partido Socialista Unificado de Cataluña sigue existiendo, pero congelado. Quienes quisieron evitar su desaparición tuvieron que usar otras siglas, PSUC-viu, para seguir haciendo política con su programa.


P.- Otr@s, en cambio, opinan que de hecho IU ya no existe...

Así es. Y muchas y muchos han votado con los pies: marchándose. Eso está siendo una enorme sangría para la lucha organizada de nuestro pueblo. Entre la XI y la XII Asamblea se han marchado de IU varios miles de afiliados y afiliadas. Y ese hecho es también un motivo más para haber construido nuestra candidatura. Si el proyecto de una izquierda con un programa estratégico transformador, orientado al socialismo y asentado en la defensa de los intereses de todos los trabajadores (es decir, de quienes tienen que vender su fuerza de trabajo o la tuvieron que vender para poder sobrevivir), desaparece, tardaríamos varias generaciones en recuperarlo..


P.- En los últimos años la dirección de IU ha dado pasos que muchas veces se antojan irreversibles... ¿Hay vida suficiente dentro de IU para una acción soberana, independiente y de izquierdas?

Creo que hay vida y fuerza suficiente para volver a poner en pie ese programa de transformación real. Fuerza no sólo dentro de IU, también fuera. Y, tal vez, la gran tarea del momento sea recomponer esa fuerza. En cierta medida, nosotros hemos levantado una bandera como enseña y referencia de que es posible evitar la hemorragia de la desmovilización de tantas personas.


P.-¿Cuáles serían los elementos de diferenciación de “La Izquierda Necesaria” con respecto a la actual dirección?

Hemos intentado explicarlas en nuestro documento porque aunque hay muchas diferencias derivadas del problema principal, el núcleo de éste problema es sencillo: “Dónde y cómo estará IU y su proyecto político dentro de 4 años, cuando se convoque la XIII Asamblea”. Y hemos dado nuestra respuesta: Con un programa de transformación profunda, políticamente vivo y sustentado por una IU soberana, autónoma, mucho más fuerte organizativamente y extendida territorialmente.

Y añado, con una política de alianzas sobre bases programáticas, organizativamente equilibrada y de funcionamiento democrático. Ahí podemos coincidir con Podemos y con otras fuerzas. Eso ha sido siempre el ADN de IU y hay muy buenos ejemplos.

Pero ese trabajo unitario no puede esconder una convergencia política y organizativa hacia un mismo sujeto político con Podemos (en lenguaje algo menos confuso que todo el mundo entiende, hacia un mismo partido político). Sería un desastre no sólo para IU, también para toda la izquierda y para las posibilidades de cambio social. Podemos no se propone el socialismo, no reconoce a los trabajadores y trabajadoras como una clase social protagonista del avance de la Humanidad, tampoco la contradicción capital-trabajo como la fundamental ni la trascendencia histórica de la lucha de las mujeres por sus derechos y contra el patriarcado.. No hace el mismo análisis científico que nosotros de la sociedad y de la Historia ni tiene la misma concepción ideológica. Es posible hacer cosas juntos, como con otras muchas fuerzas, pero no somos el mismo sujeto político. Ni ellos han dicho en ninguna parte que lo quieran ser. 


P.- Todas y todos los compañeros que nos remiten su información de los encuentros telemáticos en sus asambleas nos dicen lo mismo, "hay una gran cantidad de compañeras y compañeros que comparten el espíritu de nuestra candidatura y, sin embargo, votan a la dirección", ¿qué opinión te merece este hecho?

Así es, muchos votan el documento oficial, pero luego hacen enmiendas cortas a ese documento con las mismas tesis que tiene nuestro documento alternativo. Las razones creo que están en que una asamblea telemática está muy encorsetada, hay una gran parte de la afiliación que no puede participar y la dirección lo planteó como un enfrentamiento entre aparatos. Nosotros no jugamos a eso y estamos haciendo el mayor esfuerzo por explicar nuestras posiciones. Como la votación del documento y la candidatura será por sufragio universal y secreto, en votación que también esperamos que pueda ser en parte presencial, haremos una campaña que llegue por todos los medios (hasta por el boca a boca) a toda la afiliación, que es la llamada a votar.


P.- ¿"La Izquierda Necesaria" es una candidatura a la contra?

Al contrario, valga el juego de palabras. Nuestra gran preocupación no es de tipo identitario, como a veces dice el oficialismo. Responde a que el neoliberalismo está demostrando ya su incapacidad para gestionar el mundo actual y eso es cada vez más evidente, y las fuerzas que se dicen de izquierda no explican su alternativa. Los grandes poderes económicos ya están repartiéndose los contratos derivados de los fondos europeos y la organizaciones que muchas personas identifican como izquierda no concretan cómo cambiar el sistema productivo, como enfocar la transición energética o la digitalización, o como defender el pleno empleo de calidad en la nueva situación. Por eso nuestra posición y nuestra candidatura es proactiva, como se dice ahora. Con toda modestia, pero con determinación, estamos dispuestos a aportar todo cuanto podamos en esa dirección.

"Tal vez entre quienes deciden en IU haya personas que piensan que el tiempo y los hechos juegan a la contra del proyecto de nuevo sujeto político y eso les empuja a acelerar el proceso."


P.- Visto lo visto, ¿crees que acertó IU entrando en el Gobierno? Mucha gente sociológicamente de izquierdas se ha quedado sin referente fuera del Gobierno...

Creo que ha sido un error y que hubiera sido mucho mejor un apoyo parlamentario a aquellas medidas que estuvieran de acuerdo con nuestro programa electoral. Pero Podemos impuso  la entrada con toda su fuerza.

Ahora bien, estas decisiones tienen dinámicas propias y esa dinámica creada lleva a que salir ahora del Gobierno sin una causa de fondo, crearía una crisis que no beneficiaría ni a la izquierda ni a los sectores populares y que no creo que fuera bien entendido por nuestra base social. Pero quienes decidieron participar en el Gobierno deberían haber tenido en cuenta esas posibles consecuencias. 

A este Gobierno hay que empujarle a hacer muchas cosas que no quiere hacer, pero priorizando cuestiones clave en esta situación de crisis económica y social. Hay que hacer bueno ese lema de no dejar nadie atrás, ni a los que ya estaban atrás ni a los que se están quedando ahí ahora. No basta hacer ruido. Mucho ruido y pocas nueces.



P.- ¿Cuál es la razón del empeño que expresa la dirección para llevar a cabo la Asamblea Federal de IU, por encima de cualquier circunstancia?

Es difícil saberlo. Conocemos de reuniones donde se discutió mucho la “hoja de ruta” a la que me he referido antes y algunos de los compromisos alcanzados. Pero las diferentes elecciones han demostrado que el electorado se reconoce cada vez menos en UP (incluidas las catalanas: En Común Podem ha mantenido su representación parlamentaria, pero se han perdido 131.000 votos y nosotros nos hemos quedado sin representación en el Parlament). Unidas Podemos ha ido debilitándose orgánicamente con sucesivas crisis como la de Errejón y, más reciente y grave, la de Adelante Andalucía. Tal vez entre quienes deciden en IU haya personas que piensan que el tiempo y los hechos juegan a la contra del proyecto de nuevo sujeto político y eso les empuja a acelerar el proceso.

Porque no aparece otra explicación plausible. El PSOE ha aplazado su Congreso hasta otoño precisamente para asegurar la mayor participación presencial posible sin problemas.


P.- El pasado día 21 de febrero, en la Coordinadora Federal de IU emplazaste al coordinador, Alberto Garzón a un debate a dos de cara a aportar "mayor información y estimular el debate" para la próxima Asamblea Federal de la formación. ¿Se ha producido alguna respuesta al respecto?

Este emplazamiento se corresponde con la idea que he expresado antes de hacer una campaña que llegue a toda la afiliación. Puede ser un buen instrumento y ya hay precedentes en IU como el debate entre los compañeros Maíllo y Pérez Tapias, realizado con los medios técnicos de IU en Andalucía. Garzón no ha contestado, pero a través de la Secretaría de Organización se nos dijo que se abordaría cuando las candidaturas estén proclamadas y se acuerde la campaña electoral. Esperaremos

Nuestra preocupación, dadas las circunstancias, es que quienes quieren salvar el proyecto transformador de IU se movilicen. Se movilicen para votar, también presencialmente, y junto a su voto nos den su confianza.