9/14/2020

Otra política en Portugal: el PCP y la fiesta de Avante



 


Sabido es que en Portugal hay una estrategia de la izquierda parlamentaria alternativa diferente a la de España. En la anterior legislatura, el Gobierno del socialista Antònio Costa se mantuvo con el apoyo parlamentario del PCP y el Bloco. Ahora ese tipo de apoyo no es necesario por el avance del Partido Socialista, pero requiere en cuestiones fundamentales de la abstención del PCP, como ha ocurrido con los Presupuestos. La fiesta de Avante, órgano oficial del PCP, ha mostrado la fuerza y capacidad de organización de los comunistas, incluso en condiciones de pandemia. Frente a la escasísima información de este evento en los medios españoles, el equipo de Cajón Izquierdo ha preparado este resumen.

 


Fiesta de Avante. Vía PCP
E
l Partido Comunista Portugués ha mantenido la 44 edición de la Fiesta de Avante contra viento y marea. El viento de la pandemia y la marea de una campaña furiosa de la prensa y la derecha. La Fiesta, celebrada los días 4, 5 y 6 de septiembre, adoptó todas las medidas de seguridad y limitó la asistencia a 16.000 personas por día en un enorme terreno, propiedad desde 1990 del PCP. 

Detrás del esfuerzo de organización había un mensaje claro: las medidas sanitarias no pueden ser un pretexto para impedir las luchas. 

El PCP adoptó la política de no participar en el Gobierno del socialista Antònio Costa, pero proponer iniciativas propias, algunas de las cuales han sido aprobadas y apoyar las propuestas del Gobierno favorables a los trabajadores, negando el voto a las que les perjudicaban. 

El Discurso en la Fiesta de Jerónimo de Sousa, secretario general del PCP ha ratificado esta política. 

Frente a la feroz campaña de la derecha y sus terminales mediáticas dijo, entre otras cosas: “Estamos aquí, respetando las normas sanitarias, para reafirmar que no abandonamos la primera línea de la lucha por unas mejores condiciones de vida para nuestro pueblo, por su derecho a la salud, la educación, la seguridad social, la vivienda, la movilidad y dispuestos a construir un Portugal con futuro”. 

En relación a la situación global ha planteado que “en el contexto de la crisis estructural del capitalismo, la pandemia del Covid-19 ha acelerado la nueva crisis económica anunciada hace tiempo, que pone de manifiesto las enormes e inaceptables injusticias y desigualdades sociales que marcan la realidad de millones de seres humanos”. 

Señaló la convergencia entre las fuerzas que “rechazan una Unión Europea cada vez más neoliberal… y luchan por una Europa de cooperación efectiva, de progreso social y de paz, una Europa de los trabajadores y de los pueblos”. 

De Sousa denunció que en Portugal se usa la pandemia para justificar nuevas reformas estructurales, “ese eufemismo que utilizan para ocultar las medidas que profundizan la explotación del trabajo y destruyen los servicios públicos”…”Tratan de crear un entorno propicio para la aceptación de estas medidas , que habían estado persiguiendo durante mucho tiempo y para las que ahora tienen excusas”…”Para derrotar esos objetivos el camino es, hoy como ayer, el de la movilización.., el de la acción, la intervención y el desarrollo de la lucha para enfrentarlos”. 

Tras señalar que “las políticas que se están avanzando o en curso no responden a los problemas del presente, ni a los problemas del futuro del país”, el secretario general del PCP señaló la importancia del papel de su partido y anunció la presentación en la Asamblea de la República de un “conjunto de propuestas que respondan a los graves problemas de los trabajadores y el pueblo”. Hay que “tener en cuenta y no olvidar las importantes lecciones que pueden aprenderse de la situación actual y no pueden olvidarse para el futuro: la importancia del papel de los trabajadores y la centralidad del trabajo en la sociedad; el papel de los servicios públicos; la importancia de la producción nacional y de tener sectores estratégicos en manos del país”. 

Al final de su intervención De Sousa subrayó la “esperanza y confianza en las generaciones presentes, en la juventud y en el futuro… podemos también vislumbrar que nunca en su historia la humanidad ha tenido y creado tanto potencial para materializar el sueño de una sociedad justa, sin explotadores ni explotados, como en los tiempos en que vivimos”